Great Books That Will Transform Your Life

Great Books That Will Transform Your Life

Thursday, May 28, 2020

SEGULÁ - TZEDAKA EN EREV SHAVUOT - JAIM PALAGUI


SEGULÁ PARA EREV SHAVUOT


Hoy es Erev Shavuot (La Víspera de Shavuot), hoy es un momento extremadamente propicio para dar Tzedaka a un Talmid Jajam. 

El gran Mekubal, Rav Jaim Palagui zt ”l, prometió una gran recompensa para cualquiera que done $ 104, o cualquier cantidad de múltiple 104, a un Talmid Jajam en este día sagrado, la culminación de los días del conteo de la Sefirá y Sheloshet Yemei Hagbalá. 

En este día, la víspera de la recepción de la Torá del Monte Sinaí, las puertas del Cielo están abiertas para aceptar las solicitudes de quienes apoyan a un Erudito de la Torá. 

Hoy, en Erev Shavuot, puedes ganar esta gran Segulá, para la salud, medios de ganarse la vida, Favores Divino en asuntos personales, Alegría, Najas, y una infinita misericordia celestial donando $ 104 a un estudiante de la Torá, Talmid Jajam. 

Para aquellos que deseen donar al Rav Berland, el gran Talmid Jajam de esta generación, pueden hacerlo a través del sitio web.

https://ravberland.com/product-category/donation/




¿QUIEN FUE JAIM PALAGUI (JAIME PALACHE)?

Haim Palachi o Jaim Palagui (חיים פלאג'י) era un talmid Jajam judío-turco, nació el 28 de enero de 1788, pasó el 10 de febrero de 1868, era el rabino jefe de Esmirna (Esmirna) y era judío. autor que escribió tanto en ladino como en hebreo. Sus títulos incluyen Hakham Bashi y Gaon. Es probable que sea descendiente de Samuel Pallache de Fez del siglo XVI y comerciante, diplomático y pirata de principios del siglo XVII. También fue padre de los grandes rabinos Abraham Palacci e Isaac Palacci (Rahamim Nissim Palacci) y el rabino Joseph Palacci. Era miembro de la familia Palache.

HISTORIA 
Palachi (Palagui) tuvo tres hijos: El mayor era Abraham, y sus hijos menores eran Isaac y José, los tres hijos también llegaron a ser rabinos famosos y los dos primeros lo sucedieron en su puesto como gran rabino.

Él Murió el 10 de febrero de 1868. "Todos los dignatarios de la ciudad Turca asistieron a su funeral en el desfile de coches fúnebres", en su sepultura fueron escoltados por un batallón de tropas, un honor por las autoridades turcas que solamente les fue otorgados a dos o tres rabinos principales.

Surgió alguna disputa sobre la sucesión de Palachi (Palagui). Una minoría en la comunidad local defendió al rabino José Jakim de Manissa como sucesor potencial. La mayoría quería que su hijo mayor Abraham lo sucediera, entre las voces estaban aún los judíos con ciudadanía extranjera. Finalmente le sucedió Abraham su hijo el 7 de octubre de 1869.

El segundo hijo Isaac (Rahamim Nissim) le sucedió a su hermano Abraham.

El tercer hijo, José, no pudo sucederles a sus hermanos porque era demasiado joven (en este caso, menor de setenta y cinco años)


Reputación de Palagui (Palache)

Viaje por los estados de la herencia Judía: El rabino Jaim Palagui ... fue el 'Jajam Bashi' de Izmir a mediados del siglo XIX, y fundador de la sinagoga 'Beit Hilel' y Beit Na'Midrash (sala de estudio). Él estaba muy bien informado y recibió cartas de todo el mundo con preguntas sobre Halaja. El escribió 82 libros que abordan temas importantes en la vida judía. La comunidad de hoy está muy orgullosa de su legado y habla de él con gran respeto. En la sinagoga, cuando se menciona o cita su nombre, la congregación se levanta y se inclina con respeto.

Los judíos turcos todavía se refieren a sus escritos y opiniones en sus ceremonias y escritos, particularmente tr: Rav İzak Alaluf en el periódico Şalom: 2015, 2011, 2010, 2008


Haim Palachi - WikiVisually




UNA DECLARACIÓN RARA E INCREIBLE



JUEZ EN 24 BATEI DINIM LEMALA - ESTAR AQUÍ Y PODER RESCATAR ALMAS DEL JUICIO LEMALA - DECRETAR PARA QUE EL SOBERANO CREADOR LO CUMPLA - ¿CÓMO PUEDE UN SIMPLE MORTAL ORAR POR TRES O DIECIOCHO HORAS SIN PARAR? 


Una rara declaración grabada del rabino Benjamin Zeev Kanfelmajer sobre el rabino Berland y la controversia ("No puede ser verdad") y el sincero milagro que le salvó la vida ("Es imposible negarlo").

Declaración raramente grabada por el rabino Benjamin Ze'ev Kanfelmajer de la importante comunidad de Breslov en Jerusalén, esta declaración está relacionada col en el asunto del Rav Berland y la actual controversia. El habló durante una reunión confesional esta semana con su familia para marcar el milagro que le sucedió hace varias semanas durante el Festival de Shavuot (Pentecostés) cuando tuvo un accidente cerebrovascular grave. Algo increible ocurrió.

Transcripción de la llamada

El rabino Benjamin Zeev describe el milagro: "En la víspera de Shavuot, Pinjas (el hijo mayor del rabino Benjamin Zeev) estaba conmigo, junto con el hijo de Mordejai, Yossi Kanfelmajer, ellos se habían quedado allí (en un hospital) un sábado, hicieron kidush, bebí el vino Y perdí el conocimiento por dos días. ¿Y qué hizo el rabino Eliezer Berland? 

Lo que pasó, es innegable, el rabino Eliezer Berland vino a visitarme y le dijo a Pinjas: "En mi hombro, en veinticuatro horas se levantará tu padre". ¿Cómo podía saber él que yo me despertaría 24 horas después de que él lo dijera?


Justamente después llamaron (al rabino Pinjas): 
"Tu padre está despierto".

El hijo de R. Shimon, que estuvo presente en el lugar es testigo de Cuando dijo: "La Corrección General".

Rabino Benjamin Zeev dijo varias veces que era el Tikún (la corrección) general, por una hora completa, y todo eso lo tengo en la computadora, tengo fotos de eso".

Uno presente dijo: ¿Qué hay que decir sobre toda la controversia ahora? Hay un gran desacuerdo ahora, los rabinos emitieron una nueva carta.

R. Benjamin Ze'ev: "Yo, todo este asunto es una maravilla para mí, yo no entiendo nada. Pero lo que sí es cierto es: ¿cómo puede alguien normal aprender Torá y seguir aprendiendo después de diez horas seguidas? ¿cómo es posible? Esta es una de las dificultades que tengo, no puede ser, el Rav Berland puede sentarse y estudiar diez horas seguidas, él puede Orar durante dieciocho horas sin parar. ¿cómo puede ser? ¿Cómo puede un simple hombre mortal, común y corriente hacer eso? Esto no funciona en mi mente, no puede ser correcto. 

No me importa lo que digan. Lo que hay que explicar es:  ¿Cómo puede un hombre de carne y huesos tener ambos poderes? ¿Cómo puede él hacer esas cosas? El puede orar dieciocho o tres horas, él puede llorar como un bebé. Si él fuera una persona común y todo estuviera bien, él no podría rezar por tres horas sin parar.


Wednesday, May 27, 2020

TEFILA LE ANI PARA SHAVUOT


TEFILA LE ANI PARA SHAVUOT

Una oración escrita por el Rav Eliezer Berland, Shlit”a, para Shavuot.

1. Amo del Universo, te revelaste desde dentro de la nube de tu gloria a tu pueblo santo para hablarles. Les permitiste escuchar tu voz desde los cielos y te mostraste desde la oscuridad profunda y pura. Toda la creación tembló de miedo ante Ti, cuando Tú, nuestro Rey, te reveló en el Monte Sinaí para enseñarle a Tu nación la Torá y los mandamientos. Dejas que escuchen el esplendor de tu voz, tu santo discurso desde el corazón de las llamas. Te mostraste en medio de truenos y relámpagos, y apareciste cuando sonó el shofar. La nación entera vio los sonidos y las llamas, la llamada del shofar y la montaña humeante. Vieron, temblaron y se pararon a cierta distancia.

2. Amo del Universo, Padre misericordioso, nos diste festivales y días santos como Shavuot, por Tu gran amabilidad y Tu increíble habilidad para hacer maravillas. El día que se entregó la Torá, Tu voz se escuchó desde el centro del fuego, y Tus santas palabras se escucharon en los setenta idiomas, desde un extremo de la tierra hasta el otro. El mundo entero estaba asustado ante Ti; ningún pájaro volaba o cantaba, y las montañas y las colinas brincaban como carneros. El sonido reverberó y continuó siendo escuchado, por lo que todos los reyes del mundo fueron golpeados por el miedo en sus palacios. Te cantaron canciones de alabanza cuando escucharon el discurso de Tu boca. Tu nombre fue alabado en los pasillos de reyes y gobernantes cuando viniste a redimir al mundo del perseguidor odioso, del mentiroso y el ladrón, enviando los Diez Mandamientos al mundo. Se extraen de la corona suprema y se pronunciaron de una vez, al igual que todas las diez sefirot se unen en un único punto supremo y absolutamente oculto. Y es a partir de ese punto que se originan todas las almas judías. Te ruego, oh Eterno, ilumínanos con la luz de todos los mundos ocultos en virtud de los sonidos de la entrega de la Torá que se pueden escuchar en cada momento. Este es el "gran sonido que no se detuvo". Ilumínanos especialmente en este día de la entrega de la Torá, el momento en que el trigo se puede cosechar por primera vez. Estos son los días durante los cuales Reuven, entonces un niño de apenas cuatro años, merecía ascender al "campo del huerto de manzanas sagradas", a la fuente de todas las almas, la piedra fundamental. De allí sacó los "dudaim", las plantas que simbolizan los keruvim [las estatuas de los ángeles que se pararon en la cima del tabernáculo] y las almas de Yisaschar y Zevulun. Él mereció escuchar los Diez Mandamientos, tal como su voz se escuchó más tarde en el tabernáculo que emanaba entre los dos keruvim dorados. Rectificó el pecado de Caín, que involucraba el misterio del Espacio Vaciado, al ver y escuchar Tus Diez Mandamientos incluso dentro del mismo Espacio Vaciado. Se merecía revelar la Divinidad incluso desde dentro de este espacio, que está completamente vacío, y mitigó al gevurot con su capacidad de ver correctamente, su capacidad de verte incluso allí. Itzjak también tenía una visión tan rectificada. Sus "ojos que se habían atenuado" eran como las nubes de gloria. Que pronto veamos la redención que vendrá en su mérito. Será un momento en el que nuevamente seremos dignos de escuchar los Diez Mandamientos que descienden del carro supremo, las palabras Divinas que se revelan cuando uno se sumerge en la Mikve de la quincuagésima puerta antes del amanecer de la estrella de la mañana.

3. Amo del Universo, sabes lo lejos que estoy de todo esto. Todo el pueblo judío se sacudió y se paró a cierta distancia cuando se entregó la Torá en el Sinaí, y Sabes que todos seguimos de pie a cierta distancia y aún no podemos escuchar la voz que hace eco en todo el universo, la voz que fue escuchada por todos los reyes del mundo, todas las naciones gentiles, y todas las aves y bestias. Padre misericordioso y compasivo, ¿qué será conmigo? Todavía no escucho esta voz que grita, y todavía estoy atrapado en el fango de la horrible corrupción del pacto y la mirada prohibida. Padre misericordioso y compasivo, por favor, ten piedad de un tonto como yo, alguien que no abre los ojos ni inclina la oreja para escuchar y ver el eco Divino que resuena constantemente en todo el universo. Las voces gritan: “¡Despierten, durmientes! ¡Levántate de tu sueño! Ten piedad de mí, con mis oídos incircuncisos y mi incapacidad para escuchar el sonido cada vez mayor del Shofar y Moshe hablando mientras respondes en voz alta. el Eterno, por favor abre mis oídos para que pueda escuchar la llamada que despierta a aquellos que duermen en sus puestos, que duermen sus vidas lejos. Por favor, abre mis oídos para que pueda escuchar la voz que me grita que me despierte y abandone mis malos caminos, la voz que me insta a gritarte. Por favor, ten piedad de mí, el Eterno, y escucharé las palabras de despertar espiritual y reprensión que dicen: "¡Mi hermano, despierta de tu tonto sueño! ¿Cuánto tiempo permanecerás acostado, perezoso? Huir de la trampa del sueño tan rápido como s puedes! " Nos has enviado llamadas de atención constantemente, durante años y años, tanto que es imposible escapar del flujo interminable de mensajes ocultos y obvios de reprensión y excitación que nos has estado enviando. ¡Despierta de tu tonto sueño, hermano! Despierta y sirve a tu Creador mientras todavía tienes la oportunidad, antes de que tu alma se desprenda de tu cuerpo, mientras todavía estás en medio de tu lucha en el lodo del mundo material. Levántate y haz lo que tu alma y su Creador quieran. ¡Levántate y canta todo el anhelo sin fin de tu alma por el Eterno! "

4. Amo del Universo, inclinaré mi oído y escucharé los Diez Mandamientos extraídos de la canción del carro supremo, la canción de los keruvim. Haznos dignos de escuchar tus palabras: fueron tan dulces que cada alma que las escuchó en el Sinaí dejó el cuerpo que lo albergaba en su anhelo de adherirse a ti. Entonces sentiré la sorprendente revelación de la entrega de la Torá, y mi alma se renovará por completo con el rocío de la resurrección, así como las almas del pueblo judío en el Sinaí fueron restauradas en sus cuerpos después de escuchar cada mandamiento. Con el paso de cada respiración, se renovaron por completo. Te ruego, el Eterno, llévanos a experimentar lo que nuestros antepasados ​​hicieron en el Monte Sinaí. Reconocieron a su Creador y sabían que no existe nada más que Él. Haz que comprendamos que todo menos Tú es nulo y sin valor; Es tan transitorio y efímero como el vapor de la respiración. Esta comprensión mantiene el mundo mismo, así como el vapor del aliento de los niños pequeños que aprenden la Torá mantiene el mundo. Son como el pequeño alef al comienzo del libro de Vayikra que nos abre el camino para escuchar la voz que emana de entre los keruvim. Esa voz es genial y no se detiene. Es la voz del Eterno hablando. “La voz del Eterno está en el poder; La voz del Eterno es esplendorosa. La voz del Eterno rompe cedros y corta las llamas de fuego. La voz del Eterno hace temblar el desierto ... hace que las mentes se aparezcan y desnuda los bosques. Y en su templo, todo habla de su gloria ".

5. Amo del Universo, Dios compasivo y misericordioso, por favor hazme digno de escuchar esta increíble voz que penetra en las entrañas de uno. Este es el sonido de los Diez Mandamientos que se pueden escuchar dando caridad a los pobres de la Tierra de Israel, a los pobres que realmente merecen aprender y rezar día y noche, caridad a aquellos que estudian la Torá y no se permiten descanso. Por favor, danos la fuerza para alcanzar este nivel máximo de caridad para que podamos compartir el vapor del aliento de los niños pequeños que aprenden Torá. Este aliento no está contaminado por el pecado y sostiene al mundo. Te ruego, el Eterno, llévanos al nivel de unidad absoluta que permitió a nuestros antepasados ​​encajar en el espacio entre los dos polos del arca del pacto y escuchar el sonido de los Diez Mandamientos en todo momento. Haznos dignos de trascender nuestras limitaciones físicas tal como lo hicieron nuestros antepasados ​​en el Templo donde estaban los keruvim dorados. Ayúdanos a purificar nuestras almas para que sean dignas de entrar en estas cámaras celestiales que brillan como gemas y están llenas de zafiros.

6. Te ruego, oh Eterno, ten piedad de mi pobre alma y dame la esperanza de que no me perderé. Por favor, llévame a experimentar la asombrosa vergüenza que sintió todo el pueblo judío durante la entrega de la Torá, la vergüenza que precedió a la creación del mundo. Usted creó el mundo por la vergüenza y la reverencia de "Bereishit" (cuyas letras se pueden reorganizar para deletrear "Yarei-Boshet"), y con ello, renueva la creación constantemente. Ayúdame a sentir esta vergüenza y reverencia que se renueva continuamente y cobra impulso de un momento a otro. ¡Oh Dios! Si solo esta vergüenza y temor celestial impregnaran mi ser, entonces podría saltar y bailar con poderosa alegría. Porque si no hubiera sido por la entrega de la Torá, hubiera sido solo otra de las masas en el mercado. el Eterno, ayúdame a estar feliz en la noche de la entrega de la Torá debido a la increíble iluminación de la renovación de la Torá. Ayúdame a pasar toda la noche estudiando la Torá, desde su comienzo hasta su final, con gran alegría y deleite, para que yo sea como uno de los cortesanos del Rey que acompaña a la novia a su jupá justo antes del amanecer. "Los cielos expresan la gloria de Di-s". Brillan como gemas preciosas y brillan como zafiros de un extremo a otro de la tierra cuando el Eterno "emerge de su Jupá y se regocija como un hombre fuerte para correr la carrera". La gloria de el Eterno se revela en todo el mundo, y su reinado se extiende por toda la creación. Todo el universo revela su gloria. Cuando eso sucede, todos los Tzadikim que se quedaron despiertos toda la noche en su estudio de la Torá y la alegría en el apego a la luz de el Eterno se convierten en socios en el acto de creación. Con su santo aprendizaje que se eleva hasta la Shejiná, el Eterno renueva su creación todos los días. Por favor, el Eterno, llévanos a todas estas nobles virtudes, y un nuevo mundo se abrirá ante nosotros. Entonces, tu gloria será vista sobre nosotros.

7. Amo del Universo, libéranos de todas las cáscaras impuras que nos rodean, que nos han tragado. Libéranos de todos ellos, tal como extrajiste a Abaye de la cáscara impura de Sísara, y a Rava de la cáscara impura de Lot. Revelaste los sesenta tratados a través de ellos, y si solo nos liberas de la impureza que nos rodea, podremos revelar la luz de esos tratados. Incluso podríamos ser dignos de completarlos todas las noches, lo que sería como la cama de Shlomo que tenía "sesenta guerreros que lo rodean". Te ruego, el Eterno, que el poder del estudio de esos sesenta tratados nos proteja de todos los pensamientos negativos y de toda charla ociosa. Todas las reflexiones de nuestro corazón y las expresiones de nuestra boca serán santificadas por Tu Torá, y todas nuestras esperanzas se invertirán solo en Ti. Ayúdanos a estar siempre apegados al estudio de los sesenta tratados, ya que con ellos podemos liberarnos de las garras de la serpiente. Dentro de ellos yace el secreto del verdadero Tzadik que mereció agudizar su mente hasta que su rostro brilló con tanta luz que tuvo que cubrirlo con un velo. Esto es como el pequeño "alef" de Vayikra que se oculta completamente, así como el verdadero Tzadik guarda el pacto de la manera más completa. Este es el Tzadik que merece llevar la Torá al pueblo judío en cada generación, revelando nuevos secretos de la Torá que nunca antes se habían revelado, secretos que estaban ocultos y esperando al Tzadik que estaría en condiciones de revelarlos. Revelaría nuevos conceptos y nuevos caminos con su santidad y su diligencia. Luego abriría la puerta de entrada para aquellos que anhelan unirse al Dios vivo. “Y traeré a los ciegos por un camino que ellos no sabían; Los guiaré por caminos que no han conocido. Haré que la oscuridad se ilumine ante ellos y enderezaré lo torcido. Estas son las cosas que he hecho, y no las he abandonado ".

8. Amo del Universo, déjame escuchar el esplendor de Tu voz en este día santo y maravilloso en el que todas las montañas cantaron Tu alabanza. El día en que el mundo entero cambió: las montañas saltaron como carneros y las colinas como corderos jóvenes. Bailaron y cantaron; incluso volaron, junto con toda la creación. Porque todos ansiaban convertirse en parte de este punto oculto que había sido revelado en el Sinaí. La tierra tembló, las nubes gotearon y las montañas corrieron con agua ante el Eterno, el Di-s de Israel.

9. Por favor, oh Eterno, en este día cuando un eco Divino conmocionó al mundo entero, límpiame de cualquier rastro de arrogancia que haya dentro de mí. ¡Porque estoy en tales apuros! Soy prisionero de mis propios deseos básicos y cautivo de la vanidad que me llena de pies a cabeza. Es tan malo que ni siquiera puedo estar delante de ti para rezar, porque la arrogancia es abominable para ti, y el mío ha embotado mis sentidos: mi corazón no está circuncidado. Hubiera sido apropiado para mi asombro celestial y mi humildad crecer con cada letra de estudio y oración de la Torá. Mi estudio de la Torá no debería haberme arrojado a la trampa de la arrogancia, la falta de generosidad y el odio sin sentido hacia todos. Por favor, Padre misericordioso, Creador de todos los cielos, mira cuán quebrantado estoy, porque me he opuesto a esas personas que mantienen el mundo, los verdaderos Tzadikim. Por favor, ayúdame a romper mi ego y concédeme el atributo de humildad cuando canto y bailo alegremente. ¡Oh, si tan solo pudiera cantar como Barak y Devorah que trajeron la salvación para el pueblo judío! Si solo pudiera cantar como lo hicieron en el mar, esa canción hizo que la Torá descendiera en truenos y relámpagos. Y todos los que salieron con tambores y bailes no deshonraron al Eterno con el becerro de oro. No cayeron en el pecado de los espías y no se rindieron en la tierra de los patriarcas.

10. Amo del Universo, la canción y la danza nos permitirán escuchar los Diez Mandamientos que se renuevan constantemente. Por favor, oh Eterno, ayúdanos también a dedicarnos por completo al estudio de la Torá que fue dada de Tu boca en medio de truenos y relámpagos. Ayúdanos a superar los desafíos de este mundo de olvido y distancia de Ti, este mundo lleno de lucha. Entonces escucharemos el llamado celestial. "Ábrete para mí tanto como el ojo de una aguja, y te abriré todos los cielos". Muéstranos que no hay nadie más que Tú en todos los mundos superiores e inferiores, y que nadie hace un movimiento sin Ti. En el mérito del verdadero Tzadik, ayúdanos a entender siempre lo que realmente quieres de nosotros. Ningún dinero en el mundo nos cegaría; Ningún becerro de oro podría hacernos tropezar. La entrega de la Torá nos honrará con santidad y pureza, con reverencia y humildad, para que ya no tropiecemos en pecado o por el error. Por favor, Padre mio que está en el cielo, ayúdame a saber lo pequeño que realmente soy, que soy más pequeño que mi propio nivel espiritual. Veré que soy infinitamente pequeño, para que me reveles más y más de tu Torá infinita. Por mucho que sepa que estoy residiendo en el peldaño más bajo del infierno, seguramente tendrás misericordia de mí y me iluminarás con Tu luz para animarme.

11. Amo del Universo, cuando Moshe Rabbeinu ascendió ante ti para recibir la Torá, superpusiste su imagen sobre la imagen de Abraham. "El amor y la verdad irán delante de ti". el Eterno, ayúdanos y danos gracia con el atributo de la alegría, el atributo de Abraham Avinu. Alegraría los corazones de viudas y huérfanos y acercaría a todos a su Padre Celestial. Por favor, háganos parte del atributo de Avraham Avinu, que fue todo amor bondadoso: Moshé recibió la Torá en el Sinaí en su mérito. Abraham plantó un árbol de tamarisco para poder atraer a las personas más cerca de ti haciendo bondad por ellos. Por favor, ayúdanos, el Eterno, también a alimentar a los hambrientos y dar de beber a los que tienen sed y a acompañar a nuestros invitados con caras brillantes. Ayúdanos a rescatar incluso a los completamente malvados de las garras de Satanás y a crear nuevos corazones para ellos de nuestros corazones rotos, ya que solo podemos acercarnos a Ti, el Eterno, ya que somos parte de la bondad de Abraham. Solo siguiendo su camino podemos hacer grande la Torá y glorificarla.

12. Amo del Universo, ayúdame a unirme a la humildad de Moshé. Él dijo: "¿Qué soy yo de todos modos, que el Eterno dio la Torá a través de mí?" Y a pesar de que el Eterno le dijo: "Lo merecías", se negó a tomar crédito. Entonces el Eterno le dijo a Moshé: "Como te hiciste más pequeño, la Torá será llamada por tu nombre". Por favor, oh Eterno, haz que la verdadera humildad y la moderación sean mi parte. Entonces la vergüenza y la reverencia llenarán todo mi ser. Entonces seré como Moshe Rabbeinu, que nunca se atribuyó ningún crédito; hizo menos de sí mismo día a día hasta que mereció convertirse en parte de Tu luz interminable.

13. Por favor, oh Eterno, envíame el poder del habla desde Tu santa morada. Envíame palabras para rogarte y apaciguarte. Abre las puertas de la oración para mí, las puertas de la mendicidad y la súplica, las puertas del estudio, de la sabiduría y de la comprensión. Abra las puertas de Hitbodedut y argumentos convincentes por el bien del cielo. Abre las puertas de asistencia celestial y asombro para mí. Hazme digno de palabras santas, palabras que encontrarán favor ante ti. Por favor, ayúdame a discutir mi caso delante de ti como lo hizo Raquel. Rajel que dijo: “Luché; Estaba unido con Dios ". Sus luchas en la oración le trajeron un hijo sabio, uno que "da buenas palabras". Naftali, sus palabras son como el panal; miel y leche están debajo de su lengua. Entonces podremos unirnos constantemente a ti con una oración que nos une a ti.

14. Padre, hazme digno de orar mucho toda mi vida. A pesar de mis muchos defectos, abro las puertas de la oración y la súplica por mí, las puertas de la humildad y la sumisión. Entonces, las puertas de la sabiduría y el conocimiento se abrirán para que pueda comprender toda la sabiduría oculta. Luego, en poco tiempo, podré comprender lo que podría haber llevado toda una vida. Mereceré "alegrarme como un hombre fuerte para correr la carrera" y correr y recoger todo lo que perdí durante mis días y años desperdiciados. Porque nos revelaste a través de los Tzadikim en cada generación que es posible lograr más con una oración intensa de lo que es posible mediante el ayuno y la auto mortificación. Por lo tanto, Padre misericordioso, abre las puertas de la conveniencia delante de ti. Abre mi corazón y mi boca con palabras santas para que, a partir de ahora, pueda expresar todos mis pensamientos ante ti de una manera atractiva, con palabras de apaciguamiento siempre frescas. Entonces mereceré derramar mi corazón como agua delante de ti y rogar y suplicar que hagas tu voluntad. Porque, el Eterno, sabes lo que hay en mi corazón. Cuánto anhelo realmente clamarte, llorar amargamente y derramar mi corazón como agua y suplicar Tu misericordia. ¿Cuánto anhelo correr para unirme a ti, seguirte con verdadero sacrificio y rogarte que salves mi alma de todos mis pecados que he pecado delante de ti? ¿Cómo puedo defenderme, el Eterno? Sacaré el sueño de mi profunda amargura. Afligí mi alma tan terriblemente sin ninguna razón, y arruiné mis buenos rasgos y todo su encanto. Por el más breve y basto de los deseos, perdí la vida eterna. Me rebelé contra Ti por el bien de los deseos cuyo placer ilusorio es tan efímero como una sombra pasajera. ¡Dios mío, me rebelé contra ti! Pequé hasta que llegué a lo que llegué, y perdí lo que perdí. He sido como el malvado Bilam, que se retorció en torno a las palabras del Di-s vivo. En el mismo momento en que el mundo entero tembló ante Ti y estaba listo para arrepentirse, todos vinieron a Bilam con miedo. Él les dijo: “Oíste mal. No era "no matarás", sino "él, deberías asesinar".

como no, "no robarás", sino más bien "a él, debes robar". La Shejiná dijo: "¡Dios no lo quiera! Vuelve a tus malos caminos y no te preocupes por la recompensa y el castigo. No se preocupe por la inundación: el Eterno no traerá otra. Ve en paz."

15. Por favor, Dios grande y exaltado, que mi alma sea preciosa a tus ojos y que no sea algo desagradable para ti. Ilumina tu semblante sobre mí, ten piedad de mí y ayúdame a servirte de todo corazón y a aprender tu Torá por el bien del cielo. Que sus letras luego formen palabras de bendición.

16. Amo del Universo, Misericordioso y Compasivo, concédeme este favor en este día santo y maravilloso de la entrega de la Torá y llévame a estudiarlo por sí mismo. Redime y sálvame para que no me consideren un estudiante del malvado Bilam, pero por favor, el Eterno, conviérteme en uno de los estudiantes de Avraham Avinu y Moshe Rabbeinu. Que las ofrendas de mi boca encuentren favor en tus ojos. Enséñame tus estatutos; ayúdame a entender el camino de tus mandamientos, y hablaré de tus maravillas. Quita el camino de la mentira de mí y dame gracia con tu Torá. Ayúdame a aprender realmente la Torá por sí misma, y ​​no por motivos ocultos o consideraciones extrañas, sino solo por ti, el Eterno. Ayúdame, en Tu gran misericordia, a siempre santificarme y purificarme para que pueda ser un recipiente apropiado para recibir a Tu Shejiná, y para que pueda levantarla del polvo. Todo mi estudio ascenderá a la santa Shejiná, y la Shejiná recibirá todo mi aprendizaje con gran amor. Mi estudio será un elixir de la vida y será el medio que nos traerá todo tipo de abundancia aquí. Nuestro estudio de la Torá se transformará en una abundancia de bendiciones espirituales y físicas que traerán vida a todos los mundos, a todos los ángeles y a todos los seres celestiales y terrestres. Mi estudio de la Torá por el bien del cielo hará que todo el pueblo judío se arrepienta por completo. Cada carta que pronuncie en santidad y santidad, verdaderamente por el bien del cielo, despertará el alma, que está enraizada en esa carta, al arrepentimiento. Esa alma correrá para hacer tu voluntad; ella escapará de toda la oscuridad en la que está atrincherada, y la luz de el Eterno le será revelada. Es la luz de Di-s lo que anima a todos los mundos, y esa alma también merecerá escuchar el sonido de los Diez Mandamientos donde quiera que esté. Todas las barreras y la oscuridad se romperán, y ella ascenderá para disfrutar de la luz de la vida.

17. Por favor, oh Eterno, que cada letra que digo en oración brille como un zafiro, y que dibujen el rocío de la resurrección que anulará las treinta y nueve categorías de trabajo que traen consigo las treinta y nueve maldiciones. Y que cada letra de la Torá que aprendemos en santidad y pureza, cada letra de oración que decimos con vergüenza y temblor apropiados, renueve nuestras almas y nos devuelva todo lo que hemos perdido. Derrama el rocío de la resurrección sobre todas tus creaciones y libéralas de la oscuridad en la que se encuentran. Cuando aprendamos la Torá con reverencia y amor, con alegría y felicidad, todo el mundo se despertará para adherirse a ti de una manera increíble. . Todas sus creaciones se apresurarán a cumplir su voluntad con renovada inspiración y santo entusiasmo. Se ocuparán de Tu Torá y Tu servicio con un amor insaciable y un anhelo sin fin. Padre misericordioso, que Tu Torá sea siempre nueva en nuestros ojos y siempre fluida en nuestros labios. Y que esa novedad nos haga dignos de revelar nuevos conceptos de Torá y recibir y extraer de Sus verdaderos Tzadikim que aprenden Su Torá por el bien del cielo. Merecen escuchar siempre el sonido de los Diez Mandamientos que se dan del cielo.

18. Oh Eterno, solo tú haces grandes maravillas. Por favor, oh Eterno, nos revelaste a través de Tus Tzadikim que cada letra de la Torá que se aprende por el cielo y en santidad y pureza lleva almas al arrepentimiento. Crea ángeles santos que alejan a todos nuestros enemigos de nosotros, de la misma manera que Yaakov envió ángeles a Esav. Usted nos reveló que en el futuro final se conocería que una sola letra de la Torá, en sus aspectos revelados y ocultos, hace que toda la sabiduría del mundo gentil se desvanezca en insignificancia. Por favor, el Eterno, haznos dignos de elevarnos por la oración, incluso en nuestra generación, y de realizar grandes milagros que incluyan toda curación y salvación dentro de ellos.

19. Amo del Universo, lleno de gran misericordia, haces maravillas que superan la comprensión humana: milagros sin fin. Por favor, el Eterno, envíame un milagro para que viva y no muera. Ayúdame a ser uno de los habitantes del palacio del Rey esta noche de Shavuot; ayúdame a aprender la sagrada Torá toda la noche, para comenzar y terminarla. Ayúdame a aprender la Torá escrita y la Torá oral, el Midrash, el Zohar y la Cabalá. Bailaré y cantaré versos de aliento, confianza en ti y fe. Entonces la muerte será tragada d para siempre, tal como la generación que recibió la Torá experimentó en el Monte Sinaí. Porque sus almas los dejaron con cada Palabra Divina que escucharon, y los nuevos y puros les fueron restaurados de inmediato. Se merecían el rocío de la luz y el grabado en las tabletas. Padre, Padre misericordioso, haznos dignos esta noche Shavuot de todas las luces y todas las bendiciones que el pueblo judío mereció recibir cuando las sacaste de Egipto y las acercaste al Monte Sinaí. Se merecían la poderosa iluminación de "E Israel acampó allí frente a la montaña", como un hombre con un solo corazón. Fue la luz que viene cuando todas y cada una de las almas se unen en un amor y unidad grandiosos y poderosos. Sobre esto, decimos: "Incluso si nos hubiera traído cerca del Monte Sinaí y no nos hubiera dado la Torá, hubiera sido suficiente". Luego, la Torá brilló en todo su esplendor para cada persona, tal como lo hizo para los santos patriarcas cuyos miembros y vasos proclamaron los seiscientos trece mandamientos durante cada momento de su vida.

20. Amo del Universo, límpianos de todas las imperfecciones del pacto, ya que bloquean los canales de sabiduría dentro de nosotros; sellan nuestros ojos, oídos y corazones. Tal como dice sobre el pueblo judío, "engorda el corazón de esta gente, y hace que sus oídos sean pesados, y se froten sobre sus ojos, para que no vean con sus ojos, y oigan con sus oídos, y entiendan con su corazón, y regresar y ser curado. Entonces dije: "el Eterno, ¿cuánto tiempo?" Y Él respondió: “Hasta que las ciudades se desperdicien sin habitantes, y las casas sin hombres, y la tierra esté completamente desolada, y el Eterno haya quitado a los hombres lejos, y habrá un gran abandono en la tierra. Y si una décima parte permanece en él, entonces eso se consumirá nuevamente. Pero como un terebinth y como un roble, cuyo tocón permanece cuando arrojan sus hojas, entonces la semilla sagrada es su tocón inamovible ".

21. Amo del Universo, todas las maldiciones y duros decretos ya se han cumplido en nosotros. Ya nos has traído todo tipo de holocausto, y ya nos has hecho beber de la copa amarga. Una décima parte de nosotros ha quedado de todo el pueblo judío, e incluso esa décima parte ha vuelto a ser encendida. Nos matan todos los días, y derraman nuestra sangre como agua impunemente, y nadie dice una palabra en protesta. Nos han dejado como un tocón sin tronco ni extremidades, y extraños malvados nos gobiernan a mano. Hacen con nosotros lo que sus espíritus impuros los impulsan. Toda la simiente santa está en peligro de destrucción, en peligro de aniquilación física y espiritual, y nadie puede ayudarnos excepto Moshe, que se encuentra entre la destrucción y la conveniencia. Moshé, que se manifiesta en los tzadikim de la generación, es como Booz, que rectificó las almas de las personas. Booz nos acercó a la verdad con las asombrosas enseñanzas que recibió de ti, y también acercó a la hija de Moav a ti. Él inspiró a la gente a convertirse y la hizo arrepentirse. Aclaró las chispas de esas almas de las cáscaras impuras de Amalek, Ammon y Moav, así como el grano se tamiza de la paja y la paja. Reveló las almas de Rut y David, que son los antepasados ​​de Moshiach, y las extrajo de las cáscaras impuras de Sodoma y Moav y las llevó a los niveles más altos. Los elevó al nivel de las letras de los Diez Mandamientos, e hizo a toda la nación santa digna de ser habitantes del palacio del Rey.

22. Amo del Universo, lleno de misericordia, ayúdame a permanecer despierto en la noche de Shavuos, porque permanecer despierto me acercará al verdadero Tzadik que es como Booz, que mereció tamizar las almas de Rut y David. Entonces mereceré adornar la Knesset Israel el día de su boda con sus veinticuatro adornos: con la Torá que es paralela a las sefirot de Chessed, Gevurah y Tiferet, con los Profetas que son paralelos a las sefirot de Netzach, Hod y Yesod, y con los escritos que son paralelos a la sefirá de Malco. Y haré aún más: la adornaré con todos los escritos de los grandes sabios a lo largo de los siglos. Y al aprender los secretos de la Torá en esta noche, mereceré ser una de las damas de honor que salgan al dosel de la boda con ella al amanecer. Este es el secreto de la unificación del Santo y la Shejiná, y esto produce la redención completa.

23. Porque permites que los Diez Mandamientos se escuchen una vez más en la mañana de Shavuos, y haces que el rocío de la resurrección descienda de nuevo tal como lo hizo para el pueblo judío cuando dijeron: "Haremos y escucharemos". Lo dijeron al unísono cuando escucharon los Diez Mandamientos de Tu Boca en un acto de habla. Se volvieron como un solo ser con un solo corazón. ¡Oh, si pudiéramos alcanzar ese increíble nivel de unidad ahora mismo! La luz de la luna se volvería como la luz del sol, y la luz del sol sería siete veces mayor que durante los siete días de la creación. Todas d para siempre, tal como la generación que recibió la Torá experimentó en el Monte Sinaí. Porque sus almas los dejaron con cada Palabra Divina que escucharon, y los nuevos y puros les fueron restaurados de inmediato. Se merecían el rocío de la luz y el grabado en las tabletas. Padre, Padre misericordioso, haznos dignos esta noche Shavuos de todas las luces y todas las bendiciones que el pueblo judío mereció recibir cuando las sacaste de Egipto y las acercaste al Monte Sinaí. Se merecían la poderosa iluminación de "E Israel acampó allí frente a la montaña", como un hombre con un solo corazón. Fue la luz que viene cuando todas y cada una de las almas se unen en un amor y unidad grandiosos y poderosos. Sobre esto, decimos: "Incluso si nos hubiera traído cerca del Monte Sinaí y no nos hubiera dado la Torá, hubiera sido suficiente". Luego, la Torá brilló en todo su esplendor para cada persona, tal como lo hizo para los santos patriarcas cuyos miembros y vasos proclamaron los seiscientos trece mandamientos durante cada momento de su vida.

20. Amo del Universo, límpianos de todas las imperfecciones del pacto, ya que bloquean los canales de sabiduría dentro de nosotros; sellan nuestros ojos, oídos y corazones. Tal como dice sobre el pueblo judío, "engorda el corazón de esta gente, y hace que sus oídos sean pesados, y se froten sobre sus ojos, para que no vean con sus ojos, y oigan con sus oídos, y entiendan con su corazón, y regresar y ser curado. Entonces dije: "el Eterno, ¿cuánto tiempo?" Y Él respondió: “Hasta que las ciudades se desperdicien sin habitantes, y las casas sin hombres, y la tierra esté completamente desolada, y el Eterno haya quitado a los hombres lejos, y habrá un gran abandono en la tierra. Y si una décima parte permanece en él, entonces eso se consumirá nuevamente. Pero como un terebinth y como un roble, cuyo tocón permanece cuando arrojan sus hojas, entonces la semilla sagrada es su tocón inamovible ".

21. Amo del Universo, todas las maldiciones y duros decretos ya se han cumplido en nosotros. Ya nos has traído todo tipo de holocausto, y ya nos has hecho beber de la copa amarga. Una décima parte de nosotros ha quedado de todo el pueblo judío, e incluso esa décima parte ha vuelto a ser encendida. Nos matan todos los días, y derraman nuestra sangre como agua impunemente, y nadie dice una palabra en protesta. Nos han dejado como un tocón sin tronco ni extremidades, y extraños malvados nos gobiernan a mano. Hacen con nosotros lo que sus espíritus impuros los impulsan. Toda la simiente santa está en peligro de destrucción, en peligro de aniquilación física y espiritual, y nadie puede ayudarnos excepto Moshe, que se encuentra entre la destrucción y la conveniencia. Moshé, que se manifiesta en los tzadikim de la generación, es como Booz, que rectificó las almas de las personas. Booz nos acercó a la verdad con las asombrosas enseñanzas que recibió de ti, y también acercó a la hija de Moav a ti. Él inspiró a la gente a convertirse y la hizo arrepentirse. Aclaró las chispas de esas almas de las cáscaras impuras de Amalek, Ammon y Moav, así como el grano se tamiza de la paja y la paja. Reveló las almas de Rut y David, que son los antepasados ​​de Moshiach, y las extrajo de las cáscaras impuras de Sodoma y Moav y las llevó a los niveles más altos. Los elevó al nivel de las letras de los Diez Mandamientos, e hizo a toda la nación santa digna de ser habitantes del palacio del Rey.

22. Amo del Universo, lleno de misericordia, ayúdame a permanecer despierto en la noche de Shavuos, porque permanecer despierto me acercará al verdadero Tzadik que es como Booz, que mereció tamizar las almas de Rut y David. Entonces mereceré adornar la Knesset Israel el día de su boda con sus veinticuatro adornos: con la Torá que es paralela a las sefirot de Chessed, Gevurah y Tiferet, con los Profetas que son paralelos a las sefirot de Netzach, Hod y Yesod, y con los escritos que son paralelos a la sefirá de Malco. Y haré aún más: la adornaré con todos los escritos de los grandes sabios a lo largo de los siglos. Y al aprender los secretos de la Torá en esta noche, mereceré ser una de las damas de honor que salgan al dosel de la boda con ella al amanecer. Este es el secreto de la unificación del Santo y la Shejiná, y esto produce la redención completa.

23. Porque permites que los Diez Mandamientos se escuchen una vez más en la mañana de Shavuos, y haces que el rocío de la resurrección descienda de nuevo tal como lo hizo para el pueblo judío cuando dijeron: "Haremos y escucharemos". Lo dijeron al unísono cuando escucharon los Diez Mandamientos de Tu Boca en un acto de habla. Se volvieron como un solo ser con un solo corazón. ¡Oh, si pudiéramos alcanzar ese increíble nivel de unidad ahora mismo! La luz de la luna se volvería como la luz del sol, y la luz del sol sería siete veces mayor que durante los siete días de la creación. Toda.

las acusaciones que las personas hacen entre sí desaparecerían, y cada persona brillaría con la luz más preciosa de un extremo a otro de la tierra. Porque Tú coronas a cada judío con una multitud de coronas en la noche de Shavuos, y los cielos expresan Tu gloria. Toda la creación brilla con un esplendor celestial, y su luz crece y se eleva desde las profundidades hasta que estalla en todos los mundos y cielos altos. Y cuando se complete la rectificación, el redentor vendrá a Tzion, la ciudad completa.

24. Amo del Universo, la alegría y el deleite son tuyos, por favor ayúdanos a sentir la alegría que llena todos los mundos el día de la entrega de la Torá, el día que todos los anfitriones celestiales y terrenales esperan todo el año. , el día en que el novio sale a saludar a la novia. Es el día en que desciendes a los lugares más bajos para sacar a tu novia de las cáscaras impuras y atraerla hacia ti con gran amor y afecto. La abrazas y la consuelas. Por favor, el Eterno, haznos dignos de la santidad de este gran y maravilloso día en que el novio transforma los pecados de su novia en méritos, su caída en la ascensión, sus decepciones en éxitos. Y todas las terribles caídas de los seis mil años de creación se reparan por completo en esta noche hasta que los mismos cielos, que representan al novio, brillen en todos los mundos. Incluso iluminan la sefirá de Malco, la novia que ha caído en las profundidades del infierno. Ella merece ver esta increíble luz, la luz del novio, y abandona toda la tontería de este mundo. Se sacude el polvo que la cubre y se quita las prendas de luto. Estas prendas son el cuerpo que habita en el polvo sucio de todos los deseos básicos y rasgos de carácter negativos, como los celos y el odio infundado. Ella lo tira todo y se adorna con las preciosas prendas de la Torá y la oración. Ella se corona con diademas de la Torá, los Profetas y los Escritos, con las coronas de la Mishná, la Gemara y los Midrashim, el Zohar y la sabiduría esotérica. Ella se pone las coronas de joyas de "Haremos y escucharemos".

25. Amo del Universo, por favor haznos dignos de esta gran luz que todo lo abarca, y haznos dignos de Tu Torá y Tu oración en este día. Son el significado secreto de "haremos" y "escucharemos". Ayúdanos a convertir nuestro "Haremos" en "Escucharemos", hasta que realmente escuchemos los Diez Mandamientos que resuenan constantemente en todo el universo. Nos limpiaremos de celos y odio; seremos purificados de todos los amores falsos y caídos y nos protegeremos del miedo superficial a cualquier cosa que no sea usted. Aprenderemos la Torá de la manera en que Tú, por así decirlo, aprendas la Torá. Y rezaremos de la manera en que Tú, si pudieras decir algo así, reza. Se completará la estructura de la oración y se construirá el Templo. El novio saldrá a saludar a la novia, y la novia entrará debajo del dosel de su boda.

26. Te ruego, Padre misericordioso y compasivo, haznos dignos de toda esta salvación y consuelo porque ya estamos llenos de amargura y sufrimiento, holocaustos y destrucción. Hemos sido refinados como la plata; Hemos pasado por fuego y agua. Ahora, por favor el Eterno, Misericordioso y Compasivo, llévanos a la luz y haz que la noche sea tan brillante como el día. Si hasta ahora hemos sido como personas obligadas a aceptar la Ley, dejamos Egipto como un esclavo que huye de su amo, si hasta ahora solo nos hemos arrepentido por miedo, aún así, con Tu misericordia, podemos arrepentirnos de amor. Podemos aceptar la Torá una vez más con la presencia mental adecuada. Al anular nuestro falso sentido de independencia, podemos convertirnos en parte de Tu luz infinita.

27. Por favor, el Eterno, que nuestro estudio de la Torá en esta noche repare todos los aspectos de la noche y la oscuridad. Y que la sefirah de Malchus emerja de su ocultamiento con el amanecer para que todo el ocultamiento se convierta en increíbles recipientes de revelación que nunca antes existieron. Todos los obstáculos se convertirán en dulzura, cada aflicción se convertirá en el mayor de los placeres, y la montaña que se sostenía sobre nosotros como un barril se convertirá en la corona de el Eterno. Todo el mundo escuchará la voz celestial que grita: "¡Qué hermosos en las montañas son los pies del que trae buenas nuevas, que anuncia la paz ... que le dice a Tzion, que tu Di-s reina! Se oye la voz de tus vigilantes; ellos alzan la voz. Juntos cantarán porque se verán cara a cara, el Eterno regresará a Tzion. Salta a la alegría, canta juntos, desperdicia lugares de Yerushalayim, porque el Eterno ha consolado a su pueblo. Él ha redimido a Yerushalayim. el Eterno ha descubierto su brazo sagrado a los ojos de todas las naciones, y todos los confines de la tierra verán la salvación de nuestro Di-s ... porque no saldrás apresuradamente ni huirás. Porque el Eterno irá delante de ti, y el Di-s de Israel será tu retaguardia.

28. Amo del Universo, llévanos a ver la luz completa.

28. Amo del Universo, llévanos a ver la luz completa. Tráenos a experimentar la luz de la redención completa en el día en que los Diez Mandamientos resuenen en todo el universo. Todos los cielos tiemblan, y todas las naciones tiemblan el día que sonaron en todo el mundo, porque los Diez Mandamientos expanden la luz de la luna [que se hizo más pequeña debido a sus celos] para ser como la luz del sol. "No codiciarás" es el aspecto de tener un ojo generoso hacia todos; anula todo tipo de codicia, celos y búsqueda de la gloria. Revela a cada persona el camino por el que debe ir y su parte en la rectificación del mundo para que no codicie lo que le pertenece a su amigo. "Soy el Eterno, tu Di-s, que te sacó de la casa de la esclavitud", nos impide sobrepasar nuestros límites, ya que los esclavos personifican la codicia, los celos y otros deseos básicos que se derivan de la destrucción de los vasos. Y la ruptura de los buques también resultó del sobrepasamiento de los límites. Al comienzo de la creación, Adam HaRishon quería prepararse para poder escuchar los Diez Mandamientos al abstenerse de comer del Árbol del Conocimiento y cumplir sus otros deseos básicos. ¡Pero no solo no logró ninguna reparación, sino que incluso causó más daños! Fue tragado en la piel de la serpiente, y la serpiente golpeó su talón. La piel de Adán se volvió como la serpiente, y la naturaleza de Adán se volvió como la serpiente también.

29. Después, los hijos de Adán, Caín y Hevel, trataron de elevar el mundo. Hevel eligió ovejas para ser el medio para atraer la luz; sacrificó ovejas cuyos cabellos significan la creación de canales y vasos apropiados que pueden derribar la luz pura, que es la fuente misma de los Diez Mandamientos. Caín no eligió las ovejas como su medio, sino más bien el lino. Quería ascender muchos niveles a la vez en el mundo superior oculto, entrar en el Espacio Vaciado y saber y dar a conocer que el Eterno puede ser conocido incluso en ese Espacio Vaciado. Quería mitigar el gevurot sin llorar y suplicar, sin rezar desde lo más profundo de su corazón.

30. Por favor hazme digno, Misericordioso y Compasivo, de orar siempre con la concentración adecuada desde el fondo de mi corazón. Ayúdame a reparar este terrible daño de Caín y Hevel que no hicieron caso a los consejos de su padre. Para Adam reveló en Shavuos a sus dos hijos, "Si te mereces escuchar los Diez Mandamientos, puedes deshacerte de la piel de la serpiente y una vez más estar vestido con ropas de luz". Pero Hevel no se uniría con Caín, y Caín no quería rezar desde lo más profundo de su corazón. Oró sin llorar ni rogar, y Hevel [aunque se escuchó su propia oración] le dio la espalda a su hermano. Confió en sus propias fuerzas y no unió la lana junto con el lino. Él tampoco pudo reparar la destrucción de los vasos.

31. Te ruego, Misericordioso y Compasivo, ayúdanos a todos a unirnos como uno para que siempre podamos ver el encanto y la belleza de cada judío. Podremos ver que todos fuimos creados a Tu Imagen, y seremos dignos de recibir la Torá.

32. Caín habló a su hermano por celos. "Puede que el Eterno haya aceptado tu sacrificio, ¡pero aún no hemos escuchado los Diez Mandamientos! Vuela a los mundos superiores y repara las chispas rotas; entonces el mundo y su luz serán rectificados al escuchar los Diez Mandamientos ". Sin embargo, Hevel no pudo contenerse y replicó audazmente: “Adelante, quítate primero las prendas de piel, porque la luz debe desarrollarse desde Pesaj hasta Shavuos. ¡No se puede lograr solo con entusiasmo externo, con oraciones superficiales acumuladas en el último minuto! " Hevel no le enseñó a su hermano cómo rezar, y se negó a compadecerlo. La reparación se retrasó para las próximas generaciones. El alma de Hevel estaba escondida temporalmente, y Cain debía ser vengado siete veces.

33. Amo del Universo, ¿qué podemos decir ante ti? Nosotros tampoco hemos podido escuchar nada. El festival de Shavuos ha ido y venido durante tantos años y hemos permanecido en la oscuridad, no hemos podido escuchar el sonido de la Torá que resuena en toda la creación. Y así como Caín y Hevel perdieron su oportunidad, nosotros también. Por favor, el Eterno, enséñanos cómo clamarte desde lo más profundo y cómo apoyarnos unos a otros. El mundo se mantendrá firme, y se establecerá el Templo.

34. Amo del Universo, estás lleno de misericordia infinita e inimaginable. Misericordioso y compasivo, permitiste que tus impresionantes sefirot emanaran de ti para que pudiéramos escuchar los Diez Mandamientos. Pero al comienzo de su creación, causaste el Destrozo de los vasos, que es el secreto de las tabletas rotas. Es imposible volver a armarlos a menos que primero rompamos nuestros propios corazones y eliminemos los celos y el odio que tener de nuestros compañeros judíos.

35. Cuando creaste el sol y la luna, las dos grandes luces que eran como las dos tabletas, la luna estaba celosa y su luz disminuyó. Las tabletas se rompieron y cayeron en las profundidades más profundas. Sus chispas se dispersaron hasta que tú creaste al primer hombre. Le ordenaste que endulzara los juicios y todo lo que le exigiste fue esperar tres horas. Querías que escuchara los Diez Mandamientos en el primer Shabat de su existencia. Pero en lugar de alabarlo y cantarle a Su exaltado Nombre, en lugar de convertirse en parte del Árbol de la Vida y trascender todo entendimiento humano, codició el árbol cuyo poder para llevarlo a la comprensión lo tentó. Causó el Destrozo de los Buques de nuevo, y nadie pudo salvarlo.

36. Adán ordenó a sus hijos que trajeran sacrificios. Quizás esto los ayudaría a escuchar los Diez Mandamientos desde arriba. El humo del sacrificio de Hevel se elevó a la Shejiná y rectificó los tres aspectos de la existencia del hombre: el yo, el espacio y el tiempo.

37. Aun así, no se elevó a los niveles más altos, ya que el más mínimo rastro de arrogancia se había elevado dentro de Hevel.

38. Caín vio que el sacrificio de su hermano había sido aceptado. Él también trajo uno, pero no hizo el esfuerzo de purificarse primero. Su sacrificio apresurado estaba manchado con rastros de la serpiente y el escorpión.

39. "¿Dónde está Hevel, tu hermano?" preguntó una voz celestial. Caín respondió audazmente: "¿Soy el guardián de mi hermano?" Su respuesta ha causado tanto daño: lo que hizo por resentimiento y enojo alejó a el Eterno de él. Una voz celestial gritó: "¡Pronto, convertiré el mundo en agua!" Caín había tratado de engañar a el Eterno; fue juzgado y sentenciado a vagar y deambular por todo el mundo. Tuval Cain forjó armas de guerra, refinando el arte de la muerte y la destrucción de su padre.

40. La llamada de "¿Dónde está Hevel, tu hermano?" continuó reverberando. "Los once futuros príncipes de Esav serán el producto de lo que has hecho, y manifestarán las once maldiciones de la Torá". Por favor, el Eterno, ayúdanos a concentrarnos adecuadamente cuando recitemos el servicio de incienso, ya que el incienso está hecho de once especias. Tráiganos para completar la rectificación que pueden lograr.

41. Por favor, misericordioso y compasivo, escucha nuestros gritos, porque los herederos de Caín son nuestros destructores. Nuestra sangre no se parece a nada para ellos, y el espíritu de su rencor también nos infecta. Las almas que son los hijos de Caín nos declaran la guerra todos los días; actúan como si tu ojo que todo lo ve no se dé cuenta de lo que hacen. Pero nuestros corazones y nuestros ojos solo se vuelven hacia Ti, el Eterno.

42. Por favor, Padre misericordioso, ten piedad de nosotros al final de estas siete semanas. Durante ellos, nuestros ojos siempre se elevaron hacia Ti, así que por favor ilumínanos con las cincuenta puertas de entendimiento en la noche de Shavuos. Luego despojaremos la cáscara impura de Bilam como lo hicimos cuando se entregó la Torá, y nos uniremos a ti en santidad y pureza.

43. El daño que causó Caín permaneció durante dos mil años, hasta que llegó Abraham y "cavó pozos de agua". Él dio a conocer Tu Nombre en el mundo, porque dibujó Tu Torá como un arroyo que fluye. Todos los días, dos lágrimas del cielo caen al océano, que son paralelas a las dos tabletas rotas. Si solo estuviéramos dispuestos a ceder ante nuestros hermanos judíos, ¡ya habríamos merecido escuchar los Diez Mandamientos en cualquier momento! Pero, en cambio, seguimos tropezando con los pecados de los celos y las calumnias de nuestros hermanos puros y los tzadikim. Por favor, misericordioso y compasivo, sálvanos de odiar a nuestros compañeros judíos. Ayúdanos a tener corazones realmente rotos para que podamos ascender Tu montaña más alta. Con los corazones rotos, podemos ir a la guerra y ganar, ya que socorres a los espíritus rotos y les revelas el secreto de las primeras tabletas.

44. el Eterno, quieres permitir que cada generación escuche los Diez Mandamientos desde los cielos, pero tenemos oídos incircuncisos. La generación del diluvio te dijo: “Déjanos. No queremos el conocimiento de tus caminos ". Fueron castigados severamente: las letras de la Torá se transformaron en las furiosas aguas del diluvio.

45. El Creador anhelaba que esta voz fuera escuchada por la gente de la generación de Shem. Esta es la voz que nunca se detiene. Pero ellos también perdieron su oportunidad, y estaban dispersos y dispersos. Esperó hasta que vinieron los patriarcas, y sus acciones comenzaron a corregir lo que se había torcido. Su apego a los mundos superiores atrajo a la Shejiná a los mundos inferiores. Todos los cielos se abrieron ante ellos. Escucharon los Diez Mandamientos, y cumplieron toda la Torá en cada detalle.

46. La Torá se gana a través del sacrificio personal. Al atar a Itzjak, Abraham vio que los Diez Mandamientos se darían después de tres días de preparación. Vio cómo sus descendientes recibirían la Ley, "Y fue al tercer día, y vio el lugar desde la distancia".

47. Eliezer hizo un viaje para hacer la voluntad de su Amo. Su camino se acortó milagrosamente cuando conquistó sus propias dudas y motivos ocultos y resolvió cumplir fielmente su misión. Rogó y suplicó que anulara el pecado de la serpiente, y justo entonces, la hija de Besuel salió a su encuentro. El pozo se despertó y sus aguas subieron para saludarla. Cuando Eliezer la vio, su alma ascendió a los cielos; escuchó los Diez Mandamientos y tuvo una visión de Moshé y las Tablas. Cuando vio que estaban rotos, te gritó: “¡Por ​​favor, el Eterno, salva a sus hijos de su error maldito! El brazalete dorado que le doy anulará el becerro dorado, para que el trabajo de las manos del Tzadik no se arruine. Colocaré dos pulseras en sus manos para representar las dos tabletas, de modo que se sujeten y graben en los corazones de sus hijos. Y cuando los niños se unan como uno solo, estarán en condiciones de recibir las tabletas ".

48. Yaakov salió de la casa de Shem y Ever después de catorce años de noches sin dormir. Las lágrimas que lloró al irse despertaron una luz celestial para saludarlo. Apoyó la cabeza en el sitio del altar de Hevel, en el lugar donde Itzjak estaba atado como sacrificio. Y entonces el Monte Sinaí se le acercó y escuchó los Diez Mandamientos mientras dormía. Gritó de miedo: “¡Qué maravilloso es este lugar! ¡Si lo hubiera sabido, podría haber reparado el mundo! ¡Podría haber ascendido a los cielos más altos e hacer la luz de la luna como la luz del sol! Lo asaltó un gran miedo, porque había perdido su oportunidad y no había hecho lo que podía mientras dormía. Entonces una voz de los cielos gritó: “No temas. Te merecías descansar la cabeza en la primera piedra del mundo. Usted mereció tener su imagen grabada en el Trono de Gloria. Harás tus rectificaciones a través de Rachel y Leah. Las lágrimas de Rachel provocarán la reparación final, la redención completa ".

49. Yaakov se despertó y ascendió cantando la canción de los ascensos. Él dijo: "mi ayuda, mi ayuda", refiriéndose a los dos Moshiachs que vendrán de Rachel y Leah, que son dos mundos en sí mismos. Moshiach ben Yosef llegará primero, como una llama que consume la paja. Después vendrá Moshiach ben David. "Su trono es como el sol delante de mí". El trono de David vuela por el aire con canciones y alabanzas a Ti, y cuando él venga, escucharemos nuevamente los Diez Mandamientos.

50. Amo del Universo, lleno de misericordia, haznos también dignos de todas estas rectificaciones espirituales. Ayúdanos a rezar con todo nuestro corazón en Shavuos, a alabarte y exaltarte durante la recitación de Akdamos. Ayúdanos a purificarnos y santificarnos, hasta que podamos ver los Diez Mandamientos parpadeando en medio del fuego.

51. Durante los días en que se corta el trigo por primera vez, cuando se traen los primeros frutos, Lea salió a saludar a Yaakov. Salió con canciones y con tambores y bailes, para celebrar el festival y escuchar los Diez Mandamientos. Sus dos dudasim, que eran como los keruvim, dividieron los cielos; levantaron a Yaakov y Leah como si cabalgaran sobre las alas de las águilas para escuchar los Diez Mandamientos.

52. Rachel vio a los dos dudaim; vio a Reuven acompañado de dos keruvim, y entendió el meollo del asunto. Rachel vio que Lea y su hijo estaban despertando el poder de la entrega de la Torá. El mundo se bañaría con su luz, y la tierra se llenaría de una fragancia de olor dulce. "Los dudaim han dado su aroma, y ​​toda clase de frutas de elección están en nuestras puertas". Brotes y flores, la fragancia de Gan Eden, llenaron la tienda de Leah. La canción de los ángeles se podía escuchar tal como debía ser en el Sinaí, y Rachel entendió que el mundo se estaba despertando para cantar y alabar al escuchar las noticias de la venida de Moshiach ben David.

53. Rachel estaba desconcertada: ¿cómo puede nuestro mundo llegar a su fin cuando mi hijo, Moshiach ben Yosef, aún no está aquí? Ella te suplicó: “Por favor, misericordioso y compasivo, escucha mi súplica. Hazme digno de las dudas, de su agradable dulzura. Por favor envíame a Tus ángeles, los keruvim. Que me rodeen y que estén cerca de mí, para que yo sea el que complete el número de las Tribus de Israel llevando a los hijos más selectos. Yosef es aquel cuyo nacimiento puede derribar la Torá desde lo alto ”.

54. El mundo entero estaba lleno del aroma de Gan Eden, y se podían escuchar los Diez Mandamientos. Rachel y Leah se unieron como una sola, y abrieron el camino para que su descendiente compartido, Mordechai, bajara al mundo.

55. Yaakov, Rachel y Leah ascendieron a los niveles más altos, y trajeron las almas de tres Tzadikim de vuelta con ellos. Zevulun, que fue coronado con las letras de la Torá, Yisaschar que se sentó en sus tiendas para estudiar, y Yosef, la llama que apareció en medio de truenos y relámpagos.

56. ¡Si tan solo no hubiera sido enviado a Egipto por el odio de sus hermanos, sus chispas de fuego habrían quemado el rastrojo espinoso! Si los hermanos solo hubieran hecho las paces con uno De lo contrario, el sol y la luna habrían dejado sus órbitas para luchar por ellos. No habrían tenido que conquistar la tierra con flechas y lanzas, sino que todo el mundo les habría temido. Habrían visto la resurrección de los muertos, y habrían escuchado el eco de los Diez Mandamientos en todo momento.

57. El trabajo de rectificación fue entregado a Moshe, el hombre de Di-s. Se merecía elevar las seiscientas mil almas del pueblo judío a las esferas más altas. El Knesset Israel experimentó la máxima revelación. Incluso los ángeles de el Eterno se conmovieron por su deleite en la belleza de sus compañeros; los cielos se regocijaron y la tierra se regocijó en los Diez Mandamientos.

58. En los campos de Moav, Ruth se inspiró para unirse a la gente de el Eterno y purificarse de la escoria dentro de ella, todo porque había escuchado el llamado de los fragmentos de Tabletas y Tabletas en Shilo. En ese lugar, los corazones rotos volvieron a estar completos cuando se trajeron sacrificios en los altares. Se podían escuchar voces entre los dos keruvim: esas voces distantes se acercaron lo suficiente como para incluso ser escuchadas en el corazón y las entrañas de uno. Ruth despreciaba la vida temporal de este mundo y anhelaba la eternidad, la vida eterna. Renunció a su reclamo de su palacio revestido de oro y joyas, al reino de su padre, la riqueza de Eglon, el becerro de oro. Ella lloró delante de ti por días y noches; su corazón y su alma se derramaron como agua ante su Creador. ¡Por favor libérame de esta prisión de Moav, justo cuando liberaste a Basya, la hija del faraón! Libérame de los grilletes de mi padre, para que pueda ir con mi Padre Celestial ". En los caminos que conducen a Beit El, en Beit Lechem, Ruth encontró el campo del redentor. Desde los campos de Moav que habían sido la fuente de impurezas, se dirigió al corazón de la santidad, al campo de Booz, al rocío de la luz. Ella tuvo sed de la palabra de el Eterno, del rocío de la resurrección, y la encontró en Booz, quien le devolvió el dolor al alma con sus dulces palabras. “Aún puede ser digno de ver los keruvim. Sal al campo de manzanas sagradas, y aún puedes merecer ser la madre de David, la madre del reinado de Shlomo, la madre de Moshiach ben David ". Ella llenó de alabanzas y canciones a el Eterno con todo su corazón y poder; ella actuó solo con rectitud, y mantuvo sus ojos en Yerushalayim.

59. el Eterno, forjaste las mismas montañas. Por favor ayúdanos y danos gracia con el verdadero amor de nuestros hermanos judíos. Que seamos dignos de cumplir el mandamiento de "amar a tu prójimo como a ti mismo" con todo nuestro corazón y alma. Que podamos favorecer a nuestros hermanos judíos, actuar con amabilidad hacia ellos y amarlos con completo sacrificio. Cierra la boca, el Eterno, para no tropezar y pecar con mis palabras, para no abrir la boca y hablar mal de mis hermanos y amigos, porque toda mi esperanza reside en nuestro amor mutuo. Ayúdame a ser uno con cada alma judía antes de comenzar a orar, porque eso llevará al redentor a Tzion. Entonces mereceré adornar la corona del Rey de Reyes con cada piedra preciosa, para que las coronas de las letras de los Diez Mandamientos vuelen hacia las naciones gentiles. Penetrarán en sus corazones y los inspirarán a convertirse. Para el pueblo judío, la Torá y el Eterno son uno. Cuando realmente nos unimos como una nación unificada, nos convertimos en parte de los trece atributos de la misericordia. Descienden del cielo para mitigar el fuego del juicio con el agua de la bondad. Reparan las almas judías que se mantienen cautivas dentro de los cuerpos de los gentiles entre las naciones del mundo, las almas de los futuros conversos. En el Sinaí, todas las almas judías presentes y futuras estaban allí, y las almas de los futuros conversos se encontraban entre ellas. Son almas nobles que nacen de la dulzura suprema. Son almas como el rabino Akiva, Onkelos, Shemaya y Avtalyon. Son de las almas que los patriarcas "crearon" en Charan con su amor a el Eterno y a todas las personas, y su deseo de acercar a otros a Él.

60. El mundo entero tembló ante Ti cuando Tú, nuestro Rey, te reveló en el Monte Sinaí. Toda la gente de la tierra escuchó la voz celestial que gritaba: "¡Regresa a mí, hijos Míos!" Sus almas estaban llenas de anhelo por el sonido de la dulzura suprema. Sus propias almas los abandonaron cuando vieron el esplendor del Creador. En el momento de esta asombrosa revelación, uno podía ver la redención sucediendo. Las naciones se habrían convertido si no hubiera sido por Bilam. Arruinó su capacidad de escuchar el eco Divino correctamente. La redención habría tenido lugar si no hubieran preguntado: "¿Es un diluvio de agua o de fuego?" Pero no habrían caído en miedos falsos y vacíos si no hubiera sido por nuestros pecados, si no hubiéramos estado albergando pensamientos inapropiados también.

61. "Has inflamado mi corazón con uno de tus ojos" y no con dos, porque ambos aún no han sido purificados por el miedo al cielo. Nuestra lira se convierte en luto por nuestra doble destrucción: el exilio a Bavel y este exilio de dos mil años. Y el resto de las naciones continúan poniendo sus ojos en nosotros; Quieren echarnos de nuestra tierra y de Yerushalayim. Nos estamos ahogando, y el agua está casi sobre nuestras cabezas, porque no pudimos permanecer despiertos en dos ocasiones: durante la noche en que se entregó la Torá, y en la noche de la unión de Itzjak. Y ahora, Yerushalayim solo se puede construir obligándonos a levantarnos a medianoche. Y solo rectificar nuestra visión puede atraer la misericordia del cielo. Cuando lo hagamos, escucharemos el sonido que vuelve a dividir las llamas, el sonido de los Diez Mandamientos. Lo escuchamos hace mucho tiempo, mientras estábamos temblando de miedo ante Ti.

62. Amo del Universo, lleno de misericordia, ten piedad de nosotros por Tu Nombre. Ayudaste a Moshe, el hombre de Di-s, a traer al pueblo judío a saludarte. Los levantó al mundo oculto, el mundo de Leah, cuyos ojos son débiles por el llanto sin fin en la oración. Y Moshe sacó a los prisioneros con lágrimas y canciones de alabanza. Pero cuando Moshe ascendió a lo alto para recibir la Torá, la nación bailó un extraño baile en su ausencia. Su sentido de la vergüenza los abandonó, y perdieron su reverencia y su santidad. Sus lágrimas y temblores se desvanecieron como una nube; su humildad y sumisión desaparecieron como si nunca hubiera sido. Moshe se acercó a la oscuridad donde estabas oculto, mientras la nación se encontraba a una distancia cubierta de oscuridad espiritual. Se olvidaron de Moshe y de las grandes maravillas que habían visto y cayeron en la trampa de los miedos falsos y caídos. En su error, vieron el féretro del funeral de Moshe flotando en el cielo. Sus mentes no podían comprender la naturaleza eterna de los tzadik.

63. Por favor, misericordioso y compasivo Di-s, estás cerca de todos los que te llaman en verdad. Te lo ruego, el Eterno, por favor, despierta el punto esencial del verdadero Tzadik dentro de nosotros. Lo buscaremos y lo buscaremos a la luz de nuestras velas, y él nos ayudará a escuchar los Diez Mandamientos una vez más.

64. el Eterno, cuando saliste de Seir en tu camino desde los campos de Edom, la tierra tembló; los cielos y las nubes gotearon agua. Las montañas fluían delante de ti, el Eterno. Ese es el Sinaí, antes de el Eterno, el Di-s de Israel.

65. Amo del Universo, estás cerca de todos los que te invocan en verdad. Nos llamas y nos envías señales desde dentro de todo el ocultamiento en el que nos encontramos. Llamas desde Edom e incluso desde los campos de Seir: “¿Qué? ¿He venido y no hay nadie aquí para escucharme? Llamo y nadie responde, inclino mi mano y nadie escucha. ¿No soy lo suficientemente poderoso como para redimirte, para traerte la salvación? Ten piedad, el Eterno, de mí y de todo el pueblo judío, para que nunca haya ninguna ocultación en el mundo que pueda ocultarte de nosotros, ¡Dios no lo quiera! Haznos dignos de transformar toda ocultación en revelación y toda ocultación en conocimiento, de modo que la ocultación misma se convierta en una nueva revelación de la Torá. Porque nos llamas todos los días y nos envías innumerables consejos. Apenas se puede dormir debido a todos estos signos que parpadean constantemente en nuestra conciencia. Incluso en las profundidades del ocultamiento más profundo, en Seir y los campos de Edom, todavía podemos escuchar el rugido de la Torá que suena poderosamente en todo momento. Dice: “¿Hasta cuándo seguirás amando tu necedad, oh necios? Quien sea tonto, que entregue aquí. En cuanto al que carece de comprensión ... ven a comer de mi pan y bebe del vino que he mezclado. Abandona la insensatez y vive, y ve por el camino de la comprensión ". Luego escucharemos el sonido de los Diez Mandamientos que llena todo el universo en todo momento, y especialmente el día de la entrega de la Torá. Escucharemos la voz que grita: "Anochi". Corona a todos los que han alcanzado la ausencia de ego en santidad y pureza con la corona de las letras de la Torá.

66. Amo del Universo, lleno de misericordia, solo Tú sabes lo precioso que realmente es este día. Es un día en el que se pueden escuchar los Diez Mandamientos, y se puede ver el carro divino sagrado. Es el día en que incluso los más bajos de lo bajo como yo pueden escuchar los Diez Mandamientos. Incluso puedo oírte decir: "Soy el Eterno, tu Di-s, que te sacó de Egipto, de la casa de la esclavitud", y ser liberado de todas las lujurias y rasgos negativos que se llaman esclavos y lazos. Por favor, el Eterno, ayúdanos a ser limpiados de todos nuestros deseos básicos en este día al escuchar la dulzura de tus palabras para las cuales nos hemos estado preparando durante el mes de Iyar, el mes llamado "Ziv", para eso es cuando la dulzura y el esplendor de los patriarcas y matriarcas desciende al mundo. el Eterno, ayúdanos a sentir la dulzura suprema que inunda cada palabra de Tu Torá y sus seiscientos trece mandamientos. Por favor, misericordioso y compasivo, permítenos sentir esta increíble dulzura que puede hacernos anularnos ante Ti con un anhelo interminable. Por favor, hazme parte de los verdaderos Tzadikim que merecieron experimentar esta dulzura Divina, como Moshé que "tomó los huesos de Yosef". Que podamos experimentar la dulzura que llena los huesos de Yosef, quien se guardó de probar incluso un rastro de la dulzura de la impiedad. Que podamos probar la dulzura Divina que permitió a Yosef cambiar la naturaleza del sueño de Faraón para mejor. Gracianos con la dulzura de la Tierra de Israel, cuyo producto estaba protegido. Danos el favor con esta dulzura que puede transformar todos nuestros pensamientos negativos en positivos, y todos nuestros defectos y defectos en las rectificaciones más sorprendentes.

67. Mi alma tiene sed de ti; Mi carne te anhela. Mi corazón y mi cuerpo le cantan al Di-s Viviente. Por favor, mi Padre Celestial, ayúdame a anhelarte con mi cuerpo y mi alma hasta que cada fibra de mi ser, todos mis sentidos y sentimientos, te anhelen solo. "Tal como está escrito," Mi amado puso su mano en la grieta de la puerta y mi corazón se emocionó sobre Él ... Déjame apoyarme contra los fuertes troncos; déjame hacer mi sofá entre los manzanos, porque estoy enfermo de amor ". Que mi anhelo por ti sea tan fuerte que casi me mata. Entonces podré probar esta dulzura suprema; Me volveré como nada y levantaré todo el honor que me viene a ti. Si anulo mi propio ego, podré escuchar Tus palabras; Podré revelar los Diez Mandamientos que están ocultos dentro de los diez enunciados de la creación. Entonces mereceré escuchar voces celestiales en cada movimiento y cada respiración. Por favor, Padre misericordioso y compasivo, haznos saber realmente que no existe la desesperación y que todo lo que has causado en mi vida ha sido para mi bien eterno. Elimine todo tipo de conflicto de nuestro medio y, lo que es más importante, evite instigar conflictos con los demás. Para entonces, deberíamos poder extraer esta increíble dulzura que puede neutralizar todo el dolor y los problemas del mundo.

68. Amo del Universo, tu grandeza es insondable; Tus maravillas son innumerables. Te ruego, el Eterno, haz maravillas por nosotros y nos revela el Tzadik que puede limpiar el mundo de sus deseos básicos, el Tzadik que liberó al pueblo judío de los cuarenta y nueve niveles de impureza.

Rity y los llevó a las cuarenta y nueve puertas de la santidad. Por favor, ten piedad de nosotros, porque realmente necesitamos un Tzadik como Moshe en este momento, alguien que pueda elevarnos hasta las Cincuenta Puertas del Entendimiento y revelar la dulzura de la entrega de la Torá una vez más, alguien que nos pueda rodear. con las nubes de gloria, danos de comer el maná y danos agua del pozo de Miriam para beber. Él nos revelará que todo está ordenado por Tu Providencia y que no hay nada más que Tú, para que podamos escuchar nuevamente el sonido del shofar cada vez más fuerte. Y hará que su voz sea escuchada, incluso por aquellos que han caído en las profundidades de la impureza. Por favor, el Eterno, llévanos cerca de este tipo de Tzadik, alguien que siempre nos mostrará que todavía hay esperanza y que nunca debemos desesperarnos. Nos mostrará que incluso yo tengo mi propio camino para llegar al verdadero Tzadik como Booz. Saldré entre las gavillas, a lo largo de los caminos, hasta que merezco revelar el camino que conduce al verdadero Tzadik de quien dependo para la reparación completa de mi alma y espíritu. Él es el tzadik que determinó la ley de que “un hombre amonita, pero no una mujer amonita, tiene prohibido ingresar al pueblo de Israel. Un hombre moavita, pero no una mujer moavita, tiene prohibido casarse con un israelita. Solo él sabe cómo hacerme un recipiente adecuado, para sacarme de la impureza de Ammon y Moav. Solo él conoce la forma de desarraigar el espíritu de celos y el odio sin fundamento de mi corazón para que sea digno de construir el Templo durante mi vida.

69. Amo del Universo, en Tu gran misericordia, ayúdame a acercarme al verdadero Tzadik que ya ha probado esta increíble dulzura, el Tzadik que ya ha escuchado la canción sagrada e increíble que se toca en setenta y dos cuerdas. ¡Afortunados son los oídos que merecen escuchar esta canción, y felices los ojos que merecen ver al Tzadik en el que se manifiesta Moshé! "Entonces Moshé cantó". Se le revelaron todas las canciones y melodías de todas las generaciones venideras, incluso aquellas que solo se cantarán en el futuro. Conocía las canciones de los ángeles y las melodías de las almas. El alma de David también vivía dentro de él, David, cuyo arpa podía negar todas las acusaciones celestiales contra el pueblo judío. Incluso podría animar a los muertos con su arpa. Por favor, el Eterno, haznos dignos del baile que solo se puede unir cuando los pecados han sido perdonados. Ayúdanos a escuchar la dulzura de las canciones y los bailes de cada generación, y el baile que finalmente bailarás con los Tzadikim en el mundo futuro.

70. Te ruego, Misericordioso, hazme digno de ser al menos uno de los que se asoman entre las grietas para ver y escuchar el baile de los Tzadikim en el momento en que cada Tzadik señala su dedo y dice: "Esto es el Eterno Esperamos en Él. ¡Nos regocijaremos y nos regocijaremos en su salvación! ” Por favor, Di-s, Aquel que hace maravillas, Tú levantas al pobre hombre del basurero y el polvo, y al malvado del nivel más bajo. Por favor, llévame a arrepentirme completamente ante Ti Salva mi vida milagrosamente y rápidamente ayúdame a abandonar el mal y hacer solo lo que siempre es bueno en Tus ojos. Eres bueno y haces el bien al justo y al impío; por favor haz esta maravilla para mí en virtud de estas canciones y melodías. Solo tú sabes lo dulce y hermosa que es esta increíble canción, esta canción que se revelará en Gan Eden. Solo Tú lo has visto y lo sabes, el Eterno, pero por favor, tráeme para que también lo escuche y disfrute.

71. Amo del Universo, lleno de misericordia, cuando llamaste a Moshé a los cielos, quisiste darle las tabletas en su forma más perfecta. El pueblo judío escuchó dos pronunciamientos como uno, porque eran como un solo ser con un corazón lleno de amor por ti, por Moshé y por los demás. Estaban unidos contigo, Di-s viviente, antes de que las Tabletas fueran destruidas. Estaban libres del Ángel de la Muerte y eran parte del Árbol de la Vida. Se unieron a ti con un deseo sin fin; todos los mundos se unieron dentro de Tu unidad única, el Eterno.

72. Pero cuando Moshe ascendió a los cielos, olvidaron a su Creador. Abandonaron a Moshé, el hombre de Di-s, se desviaron del camino de la fe y comenzaron a hacer sus propios cálculos. Se sentían huérfanos y abandonados. Y cuando olvidaron la Roca que los llevaba, las Tablas cayeron inmediatamente de su primer nivel: cayeron de la sefirah de Tiferet a la sefirah de Yesod.

73. La nación de creyentes tropezó. En el cuadragésimo día gritaron enojados a Aharon: "¡Haznos esta cría, porque Moshé está retrasado!" Asesinaron a los ancianos y se inclinaron ante la pantorrilla. Olvidaron los Diez Mandamientos y se perdieron.

74. Moshe en el cielo todavía estaba esperando las Tabletas mientras la nación estallaba cantando y bailando vergonzosamente abajo. Moshe fue rechazado; Shejiná se lamentó amargamente por la ausencia de verdad entre ellos. Dejaron el camino, y entonces las tabletas que deberían haber sido Se dividieron en dos, porque sus corazones se dividieron unos contra otros y contra su Padre en el cielo. No había paz en su campamento, porque habían asesinado al Sanedrín. No había paz en sus tiendas, porque habían robado a sus esposas. La nación entera estaba desenfrenada ante el becerro de oro; tomaron las Tablas del Pacto y las convirtieron en tabletas ordinarias de piedra. La gente se dividió en grupos para bailar su danza demoníaca, las Tablas se separaron, las letras volaron y las piedras quedaron en fragmentos.

75. El barco sacudido por la tormenta de la nación judía se inclinó ante el becerro de oro; los hombres tomaron los anillos de nariz de sus esposas y las fundieron para construirlo. A partir de entonces, se llamarían "Tablas de piedra": dos Tablas. Porque los niños habían olvidado y traicionado a su Padre Celestial; incluso olvidaron a Moshe que los había rescatado de Egipto. Las tabletas estaban rotas, las cartas se fueron volando, y los decretos de muerte y el exilio futuro las gobernaron una vez más.

76. Durante los días de Sefirá, rezamos para reducir todos los niveles de conciencia Divina para que podamos escuchar los Diez Mandamientos en Shavuot.

77. Es por eso que cuatro sabios entraron al "huerto". Ben Azzai y Ben Zoma entraron para atraer a Jojmá y Biná; Rabí Akiva, para derribar a Jasadim; y Eliseo, para mitigar el Gevurot.

78. El rabino Akiva les dijo: “Cuando llegues al lugar de piedra de mármol puro, no digas 'Agua, agua'. Porque dice: 'El que habla falsedades no se establecerá ante Mis ojos'”. Rabino Akiva era la fuente de Jasadim, y solo él sabía cómo unirse a Jasadim y Gevurot juntos correctamente. Porque si uno quiere unirse a el Eterno, que es la vida eterna, escuchar los Diez Mandamientos del cielo y volver a conectar las dos piedras de mármol que se habían desgarrado, las dos Tabletas, uno debe saber cómo convertirse en uno con el otro. Judios El rabino Akiva siempre cedió a los demás por el bien de la paz. Pero, los otros tres solo querían operar de manera independiente. "Acher" ahogado en el lodo; Ben Azzai murió; y Ben Zoma quedó ciego. Y la reparación espiritual fue postergada por otro, casi dos mil años.

79. Te ruego, el Eterno, míranos desde tu morada y ten piedad de nosotros, porque somos un pueblo pobre y oprimido. Envíenos los verdaderos Tzaddikim, los que saben cómo efectuar todas estas rectificaciones. Quita la espada y la plaga de tus hijos; renueva tu amor por nosotros como lo fue en los días de antaño. En este día, en Shavuos, sacrificaremos dos cabras para expiar nuestros errores, como lo haces en Yom HaKippurim. Por favor, escuchemos los Diez Mandamientos una vez más. El Templo será reconstruido y sacaremos sacrificios allí. el Eterno regresará a Tzion junto con la dulzura suprema; todos los deseos básicos dejarán de existir, y todos nuestros defectos de carácter serán rectificados.

80. Por favor, el Eterno, ayúdanos a experimentar la dulzura que el pueblo judío hizo al dar la Torá. Era una época en la que el mundo estaba lleno de conocimiento y estaba impregnado de su luz. Haznos dignos de esta dulzura que proviene de las esferas más altas, para que podamos unirnos a ti y a tu gloria.

81. Amo del Universo, lleno de misericordia, que podamos escuchar buenas noticias dentro de la melodía que suena desde el arpa de setenta y dos cuerdas. Haznos felices con la canción que se reproducirá en el arpa de David. Desde su agradable sonido, una vez más escucharemos los Diez Mandamientos. Nos convertiremos en parte de la oración, "Usted comenzó", y nuestros dispersos se reunirán en la Tierra de Israel.

82. Por favor, el Eterno, que escuchemos una canción de maravillas, la canción de la Tierra de Israel, una canción de salvación que trae noticias del redentor. Vamos a derribar las primeras tabletas una vez más, tabletas que no fueron obra de hombres, pero que vinieron de los mundos superiores. Por favor, Padre misericordioso, muéstranos esta asombrosa revelación, porque cuando la veamos, todos nuestros pecados se transformarán en méritos. "Mi nardo, el incienso que quemé para el becerro de oro, ha dado su fragancia". El buen olor, incluso del pecado, se revelará, y los cuatro ríos que son la fuente de todos los malos deseos y rasgos se convertirán en una parte del río que fluye desde el Edén. El alma del Tzadik que es digno del Edén transformará al mundo entero una vez más en Gan Edén.

83. Amo del Universo, orquestador de todo lo que ocurre, eres más alto que todo lo demás, y no hay nada más alto que tú. Ningún pensamiento puede captarte en absoluto; El silencio es tu alabanza. Eres sobre todo bendición y alabanza. Te buscaré, te buscaré y te suplicaré que caves un canal que se extienda desde ti mismo, a través de todos los mundos, hasta el lugar donde estoy ahora, como sabes, porque sabes todos los secretos. Y a través de este canal, haz brillar Tu luz y verdad sobre mí para que pueda disfrutar de la luz de la vida. Planta poderosa añoranza en mi corazón por ti, para que te anhele con todo Tu corazón y tu poder. Anhelaré profundizar en Tu Torá con cada fibra de mi ser, y esperaré y esperaré todos los días el gran día, el día de la entrega de la Torá, el día en que cada judío puede alcanzar la plenitud y la pureza. eso es natural para el pueblo judío. Por favor, hazme parte de la santidad del pueblo judío en este día, y ayúdame a despojarme de mi cuerpo leproso y a ponerme mis prendas de Shabat de Gan Eden como Ruth. "Y se bañó y se ungió, y se puso sus vestiduras".

84. Es por eso que se ordenó al pueblo judío que desistiera de toda su idolatría antes de Pesaj: que se limpiaran de toda la sangre enlodada que había estado fluyendo dentro de ellos. Y se les ordenó contar al Omer desde el día después de Pesaj, tomar su propia cuenta espiritual y purificarse, para que su deseo de santificarse nunca se afloje y para que este puro deseo los haga dignos de la asombrosa revelación en el quincuagésimo día Y esa es la razón por la que leemos las porciones de la Torá de Taazriya y Metzora: discuten el secreto de la novia que despoja de su cuerpo leproso y se purifica durante siete días. Contar la sefirá y hacer un inventario espiritual puede purificar nuestros ojos para que el día de la entrega de la Torá, podamos escuchar los Diez Mandamientos que emanan del Espacio Vaciado. Escucharlos anulará cualquier duda o pregunta posible, de modo que nuestro deseo de santidad nunca disminuya o disminuya. Nos alentaremos y nos daremos poder constantemente; nunca nos permitiremos caer en la desesperación o la inseguridad. Entonces todas las sefirot brillarán para nosotros como zafiros, y las raíces espirituales de los juicios serán mitigadas por la luz que brilla sobre nosotros durante los cuarenta y nueve días de Sefirah. Entonces seremos dignos de comprender el secreto de los "pelos", el secreto de la pura lana blanca. Porque el arrepentimiento que se hace durante los días de Sefirah puede transformar nuestros pecados que son como hilo escarlata en pura lana blanca. La lepra blanca del cuerpo se convertirá en lana blanca, tal como le insinuaste a Caín. "Incluso si tu cuerpo es tan leproso como puede ser, si solo rompes tu arrogancia y eres sumiso ante tu hermano Hevel, merecerás alcanzar el nivel más alto". La lepra que es tan blanca como la nieve se volverá pura como la nieve impulsada. El verdadero arrepentimiento sincero durante los días de Sefirá puede anular cualquier pecado en el mundo, y todos los días que pasaron en pecado pueden convertirse en prendas de luz y libertad.

85. Durante los días de Sefirá, la Shejiná se sienta y espera; ella anticipa la finalización de su séptima purificación. Y todos los seres celestiales y terrestres esperan el día de la boda. Esperan ver a los hijos de Israel, las damas de honor. Acompañan a la novia, y son tan puras como ella. Los pecados que son como el escarlata se volverán blancos como la nieve; Una prenda de lana escarlata cubrirá los pecados de años pasados. Tres lágrimas fluirán de la piedra de mármol puro; de ellas brotarán aguas puras y dulces. Y las tres lágrimas de Esav serán destruidas para siempre.

86. A medida que sale la estrella de la mañana, todas las damas de honor comienzan su alegre procesión con la novia. Y la novia posee todas las virtudes, todo tipo de pureza e inteligencia que se origina en las cincuenta puertas de la comprensión. Su alma anhelaba y anhelaba que su Di-s, se convirtiera en parte de la novia suprema; todo su ser se regocijó por llegar a esta unidad interminable, el día eterno de su boda.

87. Padre Nuestro, Padre misericordioso, tráenos la comodidad de los últimos días ahora mismo, porque las aguas nos llegan hasta el cuello y los niños han llegado al punto de crisis. La sagrada cierva, Knesset Yisrael, es perseguida y busca refugio. Que carguen "a todas las ciervas y las gacelas del campo", a todos los ángeles de arriba y a las legiones de abajo, para que tengan piedad de esta cierva perseguida y que llora y que es destrozada por todas las bestias salvajes del bosque. Luego, el cuarto de Sivan, el cuadragésimo octavo día del Omer, todos la acompañan a la cueva funeraria de Moshe Rabbeinu. Ella sola entra y ve al fiel pastor aprendiendo los secretos de la Torá. Se enciende una vela delante de él, y la fragancia de especias lo rodea. Moshe y la cierva se sentarán y estudiarán juntos, se escuchará un gran grito y Moshiaj despertará para unirse a ellos. Al día siguiente, el día de Malchut dentro de Malchut, humildad dentro de la humildad, la cierva subirá a la montaña y hará tres llamadas. Los dos primeros son para Abraham e Itzjak, y el último es para Yaakov y Moshe. El mundo entero escuchará el sonido de teruah, tekiyah, teruah, y sabrá que el Eterno es Di-s y que se está preparando para dar la Torá. Al día siguiente, Shavuot, hará sonar el gran Shofar y el mundo entero escuchará los Diez Mandamientos en medio de truenos y relámpagos. Y entonces el mundo escuchará noticias de consuelo. Como está escrito, “Tú que traes buenas noticias a Tzion; sube a la alta montaña. Tú que traes Buenas noticias para Yerushalayim, eleva tu voz con fuerza. Levantalo; no tengas miedo Di a las ciudades de Yehuda: "¡He aquí tu Di-s!" "" Y extraños vendrán y alimentarán a tus rebaños, y los hijos de los extranjeros serán tus arados y vides. " "Y las naciones caminarán en tu luz, y reyes bajo el brillo de tu ascenso".